Me duele Venezuela


Desde que salí la última vez de Venezuela en 1998, no ha habido jornada en que no se sumen, una detrás de otra, las noticias cada vez más preocupantes, que escriben la crónica de aquella maravillosa nación caribeña.

Lejos estaba de imaginar al salir en octubre de aquel año, que el comandante Chávez al que meses antes había entrevistado, podría cambiar el curso de la historia de la República entregando el país a la dictadura castrista de Cuba primero y luego, al final de su dura agonía, a un tirano ignorante como Maduro.

Es más, el ex militar me pareció simpático y compartí las risas que me dio como respuesta, cuando le pregunté si no existía el peligro de que un soldado que había intentado perpetrar un golpe de Estado, de ganar las elecciones, instaurara una dictadura militar. Una pregunta de mero trámite, dado que por aquellos días, la ex Miss Universo, Irene Sáez, encabezaba holgadamente las encuestas presidenciales y el comandante apenas sobrepasaba el 6 %.

En poco tiempo le dio la vuelta a los sondeos y ganó.

Y hoy, comparto con mi mujer, venezolana, las preocupaciones por el país, los amigos y la familia, porque, como dije, las noticias son cada vez peores y las espectativas nada halagüeñas. El maldito dictador no se irá sin antes producir un baño de sangre.

No sé si alcance a verlo, porque la data del fin es impredecible, pero más temprano que tarde, la lucha de su pueblo, liberará a Venezuela de la tiranía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s