En una semana España se enfrenta a una nueva farsa electoral

El próximo domingo día 26 de junio, 36.518.100 de españoles están convocados a elegir por segunda vez en seis meses y seis días, a los 350 ‘aprieta botones’ que se hacen llamar a sí mismos “señorías” que como diputados cobrarán unos sueldos y una regalías inmerecidos en el país con más políticos por habitantes del mundo. Ellos dirimirán quién será el próximo jefe del gobierno tras la larga interinidad de Mariano Rajoy.

Estas elecciones, como suelen serlo en las naciones donde gobierna el gran capital y la banca, son una farsa más dentro de un conclomerado de partidos que llamándose de izquierdas o de derechas, no tienen más misión que servir y resguardar a los amos del dinero, engañando de la mejor forma posible, con demagogia y populismo, a sus votantes.

Quizás en este proceso, como en el anterior, Podemos, el partido financiado por Cuba con dinero venezolano, se desmarque en apariencia del neoliberalismo, aunque los peligros que entraña la formación es que los dos ejemplos que le preceden, Venezuela y Grecia, han sido unos verdaderos desastres. Sin embargo esta realidad que nos enfrenta a la alternativa de seguir navegando en medio de la paulatina decadencia en manos del PP o del PSOE o en  el desastre absoluto e inmediato con la gente de Pablo Iglesias, es en apariencia ignorada por un nada desdeñable número de electores, que como es habitual en España, saben de la política así como del fútbol, de lo aprendido entre muchas copas y pocas tapas, en los bares.

Las encuestas, permitidas hasta este domingo, nos anticipan que el PP repetirá en el primer lugar, pero que el segundo le será arrebatado al PSOE, justamente por Podemos, que ha engullido gratuitamente aprovechando la ingenuidad de Alberto Garzón, a la única izquierda real del país y que Ciutadans repetirá aunque a la baja, en el cuarto. El resto de formaciones. la mayoría nacionalistas, tienden a ver disminuido su caulal electoral.

Pero no debemos olvidar que en España las encuestas son tan caras como poco creíbles y solamente de su conjunto, se podría sacar una tendencia y esa es la que hemos perfilado en el párrafo anterior.  Como ejemplo de ello podemos citar las enarboladas  antes de las elecciones del 20D. Así, el resultado del PP solamente fue acertado por el diario Abc y por el CIS. El resto le daban opciones muy a la baja. El del PSOE fue previsto por El Periódico y La Razón; el resto de empresas calcularon sus resultados también a la baja. En los casos de Podemos, nadie acertó aunque asimismo a la baja y en lo que respecta a Ciutadans, tampoco acertó ninguna encuestadora, pero en su caso, se le auguraban muchos más parlamentarios.

De acuerdo a todo lo anterior, el único escenario que podría cambiar es que en lugar de ganar el PP lo hiciera Podemos y ahí sí se podría afirmar que “salimos de Guatemala para meternos en guatepeor”.

España se ha quedado sin alternativas.

Anuncios

Un comentario en “En una semana España se enfrenta a una nueva farsa electoral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s