Mi abuela era una erudita

gafasDe pequeño y no tan pequeño, hasta que la Parca tuvo la mala idea de llevársela, recuerdo que mi abuela tenía muchas palabras tan propias que en casa llegamos a pensar que la buena vieja era poseedora de un léxico propio basado quizás en qué raíz cultural.

Ayer, durante el desfile de Carnaval y para presumir de reloj nuevo, le fui preguntando la hora a todo el mundo que se me cruzaba y le enseñaba la reluciente esfera de mi propio reloj, parodiando a mi abuela con “¿Me puede usted decir la hora que no guipo bien?”. Finalmente tres me la dieron, once no la supieron leer y quince se hicieron los desentendidos, pero 29 vieron mi nuevo, brillante y esplendoroso artilugio.

La cuestión es que hasta hoy había creído que el verbo guipar era una invención de mi añorada yaya,pues según sus palabras guipaba poco porque no usaba gafas, algo muy propio en ella que después de dos embolias seguidas y durante los siguientes trece años, pese a la prohibición médica, se echó en el cuerpo a través de las comidas más sal que la que puedan contener los océanos. Una embolia, lógicamente se la llevó, pero cumplidos y bien vividos los 81 años.

Hoy, como decía,he descubierto a través de la Rae que guipar, aunque un vulgarismo como los que más, es sinónimo de percibir, de ver…

…De verdad que mi abuela era una erudita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s