Hasta hoy me había sentido orgulloso de la transparente línea de los curas de mi cole

SanGerardoEntre tanto cura pedófilo, pederasta, pervertido y acusaciones que van y vienen sobre este o aquel religioso o monja, siempre tuve la sensación de que tuve la inmensa suerte de que en el colegio de curas que estudié en Chile, los Sagrados Corazones, la línea de transparencia y de santidad de aquellos hombres estaba a prueba de cualquier duda.

Algún que otro cura que era mujeriego era el escándalo salpicado de orgullo en su entorno, pero de lo demás nada. Eran santos con mejor o peor caracter, pero santos.

Sin embargo, casi 50 años después de dejar aquel centro me entero que uno de los sacerdotes más admirados, el joven padre Gerardo Joannon, que para más inri era mi director espiritual y que basaba sus consejos en que no debía acostarme con alguna chica porque de lo contrario tendría que responder como hombre casándome con ella si la dejaba embarazada, ha estado implicado en dos casos de adopciones irregulares.

¡Madre mía!

Este religioso que cuando le contaba, en una época que por no existir ni smartphones, ni internet, ni tablets ni ninguna de esas gilipolleces, los adolescentes amueblábamos la cabeza con un semen activo e inquieto, que cuando bailaba con alguna chavala se me ponía la polla como una patriótica asta de bandera, me sugería bailar solamente el twist para no tocarla y caer en tentación, además daba fe ante las madres que los bebés dados en adopción,estaban muertos y hasta cínicamente les ofrecía misas de difuntos. Todo ello en presunta connivencia con el doctor Gustavo Monckeberg, (lo de las muertes, porque las misas es cuestión de hombres buenos).

¡Dios nos proteja de estos elementos!

La cosa es que mi antiguo director espiritual, un hombre que conoció a través de mi boca mis alegrías y desventuras, amores y desamores y demás tonterías, además, y esto es lo que más ha alarmado a su congregación, mantuvo relaciones “impropias” durante mucho tiempo con una de las madres despojadas…

Lo de los niños es secundario.

La cuestión es que en lugar de dar al clérigo una sanción ejemplarizante, los Sagrados Corazones que no han podido darle un par de cachetes en el culo por travieso, han decidido enviárnoslo a España en un retiro espiritual y sicológico en el que quizás logre arrepentirse, porque aparentemente el padre Gerardo piensa que lo que hizo, lo hizo bien.

Anuncios

Un comentario en “Hasta hoy me había sentido orgulloso de la transparente línea de los curas de mi cole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s