El Papa manda al cielo a un colega humilde y a otro ambicioso y arrogante

papasLa menguante feligresía católica no habría visto con buenos ojos que el Beato Juan Pablo II llegara a los altares antes que el Beato Juan XXIII, porque el primero no está probado más que por la subjetiva aclamación mediática, que merezca estar en el reino de los Cielos, mientras que el segundo, con sus vanos intentos por modernizar la Iglesia devolviéndola a sus pobres orígenes, esa santidad que implica llegar a la Diestra del Todopoderoso, ya se la había ganado en vida.

Juan Pablo II, actor y zorro donde los haya, aspiraba a esa santidad, pero sabiendo que mientras el nombre del aún fresco Papa Bueno estuviese, pese al intento de lanzar su obra e imagen al olvido, presente en el recuerdo popular, convertiría en una incongruencia monumental su propio billete en Bussiness Class a la canonización, a la que seguramente aspiraba dado su engreimiento, arrogancia y ambición que supo muy bien combinar con sus dotes histriónicas. Así, mandó a desenterrar los huesos de Angelo Roncalli, cubrirlos con una máscara de cera y sacarlos a la luz, recordando que era, antes que él, un candidato de excepción a la beatificación y a la canonización.

Este show monumental que rodeó la presentación al mundo del cuerpo “incorrupto” del Papa campesino, no se explica cuando Juan Pablo II beatificó y canonizó al por mayor y en procesos sumarísimos a todos sus conocidos y amistades, llegando incluso a santificar al que puede considerarse la antítesis del cristianismo, es decir, al patrono del gran capital, el español Josémaría Escrivá de Balaguer, otorgando un visado preferente y diplomático en la Corte Celestial a quien olvidando la pobreza, ensalzó la riqueza.

De esta forma. el gran Juan Pablo II, el encaje necesario impuesto por Occidente para desestabilizar al ya descompuesto mundo comunista, el gran encubridor de pederastas, el fabricante de santos y el pontífice que más feligreses ha perdido en la historia  del catolicismo, será canonizado, junto a la sombra de Juan XXIII, que lo justifica, el próximo día 27 de abril.

Y este nuevo espectáculo, será presidido por otra joya de la Corona, Francisco, un Papa que así como Obama por ser afroamericano, era la esperanza de los Estados Unidos, por ser latinoamericano es la esperanza del cambio… un cambio, no obstante que no pasa de los habituales gestos de cara a una galería ignorante… algunos nombres y su casa (pasa por ejemplo, se muda del del Ritz al AC Palacio del Retiro). Todo lo demás sigue igual, incluido el desmoronamiento de la institución, raletinzado tal vez, por el entusiasmo de todo un subcontinente que se reencuentra transitoriamente por afinidad con la fe… ¡Goooool de la Iglesia Católica!

Iglesia Católica 1 – Historia de la Humanidad 2.000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s