El mítico Hotel París de Barcelona

Para comenzar debo aclarar que el Hotel París, hoy Hostal París, de mítico no tiene nada, pero yo sí le podría encajar ese calificativo, porque en poco tiempo se concentraron dentro de sus murallas una seguidilla de anécdotas inolvidables.

No sé cuántos meses viví en el Hotel Paris, que regentaba la típica familia española de los 60, el padre, la madre, dos hijos veinteañeros y un tío solterón que había sido cineasta. ¡Inolvidables!

Fue con la dirección de ese viejo Hotel de la calle Cardenal Casanyas que me hicieron mi primer DNI. Fue en él que conocí a la adorable Vicky Harris, años después Miss United Kingdom y posteriormente Primera Finalista del Miss Mundo. Nos unió durante mucho tiempo y a la distancia, un amor platónico sin condiciones. De esa sin par jovencita con la que crucé muchas más cartas que besos y de la que hablo en un post en este mismo blog, aún recuerdo aquella nota en que me informaba con la candidez que siempre la caracterizó que cuando la escogieron como la más bella representante de Inglaterra, su más íntimo anhelo había sido que hubiese estado a su lado para celebrarlo.

También entre sus paredes compartí largas tardes de charlas y excitación con la espectacular Susana, una argentina guapísima, aunque con 30 años para mi gusto era demasiado mayor. Susana siempre me recibía en su habitación que no recuerdo, pero creo que le ayudaba a pagarla, en ropa íntima y escasa, pero nunca se insinuó ni yo tampoco osé poner en peligro la amistad con algún desliz que quizás ella en su soledad y yo en mi necesidad, deseábamos.

Fue mi propia habitación testigo de las locas y largas charlas con Carlitos Larrañaga cada vez que se acercaba a Barcelona. Charlas que invariablemente terminaban en gloriosas borracheras en algún bar de la Plaza Real. En una de esas jornadas de risas, chistes y hasta cantos cuando el alcohol terciaba, conocimos ambos a Hugo Saragó, un uruguayo que había llegado a España en busca de su Eldorado y que encontró miseria primero, amigos después y un trabajo acorde con sus altos estudios.

Muchas veces he pasado frente al Hostal y he tenido deseos de entrar… pero qué digo en recepción? ¿Yo viví aquí unos meses? Pues no. Decenas de miles de personas habrán vivido en él unos días, unas semanas o quizás también unos meses…

Sería como cuando en el Festival de Viña del Mar fui a entrevistar a Joan manuel Serrat y para facilitar la comunicación, me presenté diciéndole. “Hola Joan Manuel, soy Ricardo Salvador de Radio Cooperativa,,, y soy catalán”, a lo que distraidamente me contestó “y yo también” y se marchó (Luego le arranqué unaas palabras, pero no a cuenta de ser catalán, desde luego).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s