Islám: Sexo vegetariano

Placer para el paladar... placer sexual

Hasta hace poco los imanes musulmanes de los que tanto abundan últimamente en España, pasaban casi desapercibidos, pero de un tienmpo a esta parte, las polémicas en las que se ven envueltos, les han traído a un primer plano.

Y es que son personajes curiosos, tanto casi como los españoles mismos, que si hay 48 millones, pues ese es el mismo número de formas de pensar, y de ideologías. Pues bien. Si hay cuarenta mil imanes, nos encontraremos con el mismo número de opiniones y de interpretaciones del Corán.

Por ejemplo, ya todos conocemos el follón en que se ha metido este caballero mentado Abdeslam Laarus y que funge como imán en la mezquita de Terrassa, la más grande de Catalunya, al aconsejar cómo golpear a las mujeres que se resistan al marido.

¡Hombre! Sí. Eso ha sucedido en Terrassa, una ciudad dormitorio, universitaria y de servicios situada a 17 kilometros de Barcelona. El sujeto en dos de sus sermones de los viernes, ante unos 1.500 fieles además de hacer estas sugerencias, en las que añadía que lo más importante era no dejar marcas y hacerlo con absoluta discreción, amenazó a las mujeres cpn un severo juicio final si osaban denunciar a sus maridos.

En fin, que esto ya está en los juzgados. Pero caliente aún el tema, el diario El Mundo de esta fecha, publica una entrevista a un ulema de Casablanca que acaba de dictar una fatua, una especie de ley islámica en la que permite a las mujeres adultas, divorciadas o viudas y en general a las maduritas que no han conocido el placer carnal, que utilicen para su íntimo goce, zanahorias, calabacines, pepinos o cualquier cosa larga que les quepa y les brinde placeres carnales, aunque en este caso bastante vegetarianos… ¡Cualquiera va a comer en casa de estas damas! Y ojo. que el ulema, de nombre Abdelbari Zenzemi, todo un estudioso del islám y presidente de la Asociación de Estudios e Investigaciones en Jurisprudencia, también permite para estos onanismos femeninos, morteros de cocina o botellas adecuadas.

Aunque no los menciona, tampoco estaría en desacuerdo, pese a su precio, con los consoladores comerciales, pues es partidario de los sex-shop

Este caballero tan comprensivo en el aspecto sexual, para que se hagan a la idea, es el que proclamó en una fatua anterior que el hombre podía seguir copulando con el cadáver de su esposa, porque, explicó entonces, ambos -vivo y fallecida- seguirían haciéndolo en el paraíso, una vez finados. Lo que se le olvidó fue especificar hasta qué momento podía el hombre seguir yaciendo con la muerta, aunque nos hace pensar que al menos hasta que aparezcan los primeros gusanillos en la punta del nabo.

Este imán que combina naturaleza con modernismo y no se calla ni por rubor, en un arranque de cordura, rechaza una fatua de Al Maghraui, uno de sus colegas, que permite el matrimonio de las niñas de nueve años porque a esa edad, lo justifica el autor, dan mejores prestaciones que las mujeres adultas. Si este último ulema hubiese sido un obispo católico,, estarían los mal llamados progres rebuznando contra él.

Así sea.

Anuncios

Un comentario en “Islám: Sexo vegetariano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s