Un día que estaba estreñido quise imitar a Melendi

Hace pocas fechas, en uno de mis extraños procesos de estreñimiento -y digo extraños, porque suelo ser algo flojo de estómago- quise sacar provecho a la molestia estomacal y mientras intentaba aliviar el cuerpo con no gran, sino enorme esfuerzo, llamé a mi mujer para que con premura me facilitara un grabador.

¡Cómo protestó la tía! Me dijo que era un desvergonzado, que no tenía pudor, que la dejara en paz, pero al final me llevó mi móvil que como es de esos que llaman de gama alta tiene grabador y guasap y android y esas cosas raras y después que la parienta salió del baño, me puse a cantar una canción.

¡Oiganme! Me quedó igualita a cualquiera de las de Melendi, por lo que decidí, con muchísima ilusión y esperanza, llevarla a una discográfica donde pensaba pedir 50 mil euros como anticipo de los derechos de autor, pero un imbécil que me atendió me dijo con voz estentórea y solemne…

“¿Lo ha grabado usted mientras cagaba?… pues déjelo que siga el mismo camino de la mierda”

¡Qué rabia! ¡Qué bochorno! ¡Qué humillación! Y lo peor de todo es que mi mujer, muy especial para calificar el arte, me borró la grabación, pero en poco, muy poco se diferencia de la que les ofrezco de Melendi…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s