Radio Fuenlabrada, adiós

rf

En marzo del 91, una emisora ágil, juvenil y muy española, se asomó por las ondas del sur de Madrid. Era Radio Fuenlabrada cuya sintonía se repetía cada pocos minutos para que los oyentes que hacían zapping se quedaran con el nombre y con el punto del dial:
Noventa y dos punto sieeeeeete
Esta es Radio Fuenlabraaaaaada.
En junio de ese año llegué yo. Me presenté a una especie de casting para formar un equipo de deportes y me quedé como jefe de los informativos, y en las noches me relajaba con aquel programa que llevo en el corazón “La hora del ensueño y el amor” a través del cual intentaba compartir amistad y endulzar los en ocasiones espinosos caminos del amor. Poníamos mucha y buena música romántica.
Estuve cinco años en Radio Fuenlabrada, calificada como una emisora mítica, que logró trasponer con creces las fronteras de la lcalidad del sur madrileño, para proyectarse con inusitado éxito por toda la comunidad.
Mucha gente pasó por sus estudios, pero creo que el equipo de oro, el más recordado lo conformamos Jesús Sánchez, Adolfo Rodríguez, Carmen Palomar, Raquel Rodríguez y este servidor, que intentábamos no solamente mantener sino mejorar las increíbles cotas de audiencia que traían de cabeza a los directivos de otras emisoras que no comprendían cómo un equipo de desconocidos con discretos sueldos y bajos presupuestos podían presentarles competencia y ganarles. Durante los fines de semana estaban los incomparables Vicente García y Maricarmen Sánchez y en los informativos no me puedo olvidar de Eduardo Fernández, el jefe de deportes, el entrañable José Antonio Solana que a sus 18 años nos abandonó para irse al cielo, dejándonos en el corazón su sonrisa franca y su constante lucha por la vida que fue ganada por la muerte.
Capítulo aparte merecen las periodistas Mercedes Martínez, Anelys Martínez y mis queridísimas amigas y colegas Tenti Sánchez y Mónica Ramírez-
De todos ellos, Adolfo, Carmen y Mónica se mantuvieron hasta el final, hasta el cierre, hasta la asombrosa despedida.
Estuvieron también hasta el final, Isabel Díaz, la secre y Miguel Ángel Cárdenas, el comercial.
El caso de Radio Fuenlabrada es la imagen del éxito convertido en fracaso debido a la mala gestión de un director.
Era una radio local con proyección autonómica, con mucha publicidad, dirigida por una persona que ni tenía idea de administración, ni de dirección ni mucho menos de radio, lo que llevó a su presidente Ángel Cambronero, desconocedor por omisión de aquella negligente gestión, a asociarse primero con la desaparecida cadena Radio Voz, un efímero proyecto gallego que mermó la popularidad de Radio Fuenlabrada y luego con la Cadena Cope que ha optado por convertir aquel mítico punto del dial en un simple repetidor, convirtiendo en agua de borrajas el esfuerzo  de Carmen Palomar y Adolfo Rodríguez por mantener la popularidad de una radio que jamás debió dejar de ser de la zona sur, porque todos y cada uno nos debíamos a nuestro público.
¡Adiós, Radio Fuenlabrada!

En marzo del 91, una emisora ágil, juvenil y muy española, se asomó por las ondas del sur de Madrid. Era Radio Fuenlabrada cuya sintonía se repetía cada pocos minutos para que los oyentes que hacían zapping se quedaran con el nombre y con el punto del dial:

Noventa y dos punto sieeeeeete

Esto es Radio Fuenlabraaaaaada.

En junio de ese año llegué yo. Me presenté a una especie de casting para formar un equipo de deportes y me quedé como jefe de los informativos, y en las noches me relajaba con aquel programa que llevo en el corazón “La hora del ensueño y el amor” a través del cual intentaba compartir amistad y endulzar los en ocasiones espinosos caminos del amor. Poníamos mucha y buena música romántica.

Estuve cinco años en Radio Fuenlabrada, calificada como una emisora mítica, que logró trasponer con creces las fronteras de la localidad del sur madrileño, para proyectarse con inusitado éxito por toda la comunidad.

Mucha gente pasó por sus estudios, pero creo que el equipo de oro, el más recordado lo conformamos Jesús Sánchez, Adolfo Rodríguez, Carmen Palomar, Raquel Rodríguez y este servidor, que intentábamos no solamente mantener sino mejorar las increíbles cotas de audiencia que traían de cabeza a los directivos de otras emisoras que no comprendían cómo un equipo de desconocidos con discretos sueldos y bajos presupuestos podían presentarles competencia y ganarles. Durante los fines de semana estaban los incomparables Vicente García y Maricarmen Sánchez y en los informativos no me puedo olvidar de Eduardo Fernández, el jefe de deportes, el entrañable José Antonio Solana que a sus 18 años nos abandonó para irse al cielo, dejándonos en el corazón su sonrisa franca y su constante lucha por la vida que fue ganada por la muerte.

Capítulo aparte merecen las periodistas Mercedes Martínez, Anelys Martínez y mis queridísimas amigas y colegas Tenti Sánchez y Mónica Ramírez.

De todos ellos, Adolfo, Carmen y Mónica se mantuvieron hasta el final, hasta el cierre, hasta la asombrosa despedida.

Estuvieron también hasta el final, Isabel Díaz, la secre y Miguel Ángel Cárdenas, el comercial.

El caso de Radio Fuenlabrada es la imagen del éxito convertido en fracaso debido a la mala gestión de un director.

Era una radio local con proyección autonómica, con mucha publicidad, dirigida por una persona que ni tenía idea de administración, ni de dirección ni mucho menos de radio, lo que llevó a su presidente Ángel Cambronero, desconocedor por omisión de aquella negligente gestión, a asociarse primero con la desaparecida cadena Radio Voz, un efímero proyecto gallego que mermó la popularidad de Radio Fuenlabrada y luego con la Cadena Cope que ha optado por transformar aquel mítico punto del dial en un simple repetidor, convirtiendo en agua de borrajas el esfuerzo  de Carmen Palomar y Adolfo Rodríguez por mantener la popularidad de una radio que jamás debió dejar de ser de la zona sur, porque todos y cada uno nos debíamos a nuestro público.

¡Adiós, Radio Fuenlabrada!

Anuncios

2 comentarios en “Radio Fuenlabrada, adiós

  1. Tras casi 4 años de este artículo doy con el de casualidad y me ha encantado ver una reseña a esa emblemática emisora que nadie se explica como desapareció con el éxito que tenía.
    Como anécdota diré que en uno de los últimos reemplazos de la mili obligatoria en mi cuartel, en casi todas las compañías era la emisora más escuchada, habían muchos valencianos a los que les gustaba, recuerdo un gran programa en el que llamaba mucha gente, se saludaba y llamaba gente de Madrid capital y de ciudades alejadas de Fuenlabrada, lo que en efecto causó gran sensación, lo que iba a ser algo local se convirtió en mucho más y de haber tenido cobertura nacional seguro que habría tenido éxito en toda España.
    Enhorabuena por formar parte de ese equipo.

  2. Pingback: La Hora Del Ensueño Y Del Amor | FuenlabradaEmpresas - Encuentra lo que buscas en Fuenlabrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s